El curso “El arte de despreocuparse para ocuparse de la venta”, impartido por las coach certificadas Heiddy Sulbarán M. y por Francis Ferris, responsable de Motivación, Marketing y Comunicación de ACS-CV, ha generado un interés sin precedentes entre las personas asociadas.

La alta demanda de inscripciones ha provocado que la junta de gobierno de ACS-CV haya convocado una nueva edición del curso, celebrada este miércoles, en la que Heiddy Sulbarán habló sobre los estilos de trabajo y explicó que “cuando prestamos atención a diferentes aspectos de nuestras experiencias filtramos como vemos, oímos y sentimos a través de una red compuesta de intereses, preocupaciones, valores, creencias y estados de ánimo”. Esto, según Sulbarán, trae como consecuencia “la creación de patrones de nuestra forma de pensar y hacer las cosas y es así, entonces, como también desarrollamos un estilo o patrón de trabajo”.

Heiddy Sulbarán dio a conocer algunos estilos “para ayudarnos a entender las capacidades y flaquezas, fortalezas y debilidades que tenemos en la forma de trabajar”. En su opinión, “conocer nuestros patrones de comportamiento nos permite organizar mejor el trabajo en función de nuestras capacidades naturales, y nos ayuda a comprender el estilo de nuestros empleados/as o colaboradores/as para trabajar mejor en equipo y proponer retos que resulten convenientes, para así poder llegar de manera efectiva a los resultados deseados”.

Francis Ferris habló de la importancia de conocer cuáles son los hábitos que nos acercan a los resultados a obtener como gerentes de una correduría. Buenos hábitos como son “el dedicar al menos una hora a la semana a pensar el tipo de negocio que queremos tener o a conocer los productos del mercado que satisfacen las necesidades de nuestros/as clientes, planificar nuestra agenda diaria, gestionar los imprevistos que acontecen en nuestro día a día, etc.”. También reseñó dos hábitos que nos alejan de nuestros resultados y perpetúan la cultura del “apaga incendios”: la queja y la “excusitis”. Por último, destacó que una actividad de alto valor (AAV), es decir, aquella actividad que nos aporta mayor beneficio en nuestra correduría y como gerentes solamente podemos realizar nosotras y nosotros, y que debemos incorporar en nuestros hábitos, es conocer nuestra cartera, en el sentido de saber la rentabilidad de nuestros/as clientes, diferenciando los clientes de “caridad” de los de “calidad”.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies